Bon Iver, de una choza en Wisconsin al mundo entero.

Etiquetas:
FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
Volcano Choir (14)RetP

Bon Iver ha vuelto. Cinco años después de su segundo álbum, el de Wisconsin ha presentado esta semana su nuevo trabajo en directo en el festival que organiza en su ciudad natal, Eau Claire, con Aaron Dessner, de The National. 22, A Million saldrá al mercado el 30 de septiembre. ¿Estará a la altura de su impecable trayectoria hasta ahora?

Justin Vernon era un músico corriente de Wisconsin hace tan solo diez años. Tuvo sus grupos post-universitarios, como cualquier norteamericano que se precie, probó suerte en varias escenas, e incluso cambió de Estado cuando abanderaba la banda DeYarmond Edison para quemar todas sus opciones de éxito. Todo muy normal, pero sin destacar demasiado. El cambio llegaría a finales de 2006, tras una época de cierta depresión y bloqueo, momento en que decide romper con su banda, romper con su novia, Christy Smith, con quien vivía, y alejarse de Raleigh (Carolina del Norte), resquebrajándose de paso su salud. Vernon había contraído mononucleosis y, con 25 años, decidió encerrarse en una cabaña propiedad de su padre en las afueras de Medford, aproximadamente a una hora de su ciudad natal, Eau Claire. Y allí (re)nació (como) Bon Iver, concibió su extraordinario álbum de debut For Emma, Forever Ago, y dio comienzo todo un mito de la música norteamericana actual.

Desde la nada…

Porque, y esto es difícil de explicar sin escucharlo, Bon Iver es mucho más que un cantautor triste con guitarra. Su primer álbum es la materialización pura del sentimiento, una declaración de amor global, increíblemente sencilla, pero más creíble que casi cualquier otra que hubiéramos oído hasta entonces. Fue fruto del aislamiento, de ser fiel a sí mismo, de una composición sin apenas medios, y de una autoproducción y distribución completamente independientes. Un auténtico hito musical su éxito, sí. No acabaría 2007 sin firmar su primer gran contrato discográfico –con Jagjaguwar–, con el disco ya publicado de forma independiente en julio, pero reeditándose a los pocos meses (febrero de 2008) con el soporte del prestigioso sello de Bloomington (Indiana). Obviamente, casi sobra decirlo, fue un bombazo de ventas y de crítica.

cargando…

Tan solo tres años después de su estreno llegaría la confirmación con Bon Iver, Bon Iver, su homónimo segundo disco. Ya con todos los medios a su alcance, Justin Vernon consiguió desdoblar el sonido de su banda rellenando todo el vacío del Estado de Wisconsin que había conseguido meter en su ópera prima. Vendió más de cien mil copias en Estados Unidos durante su primera semana en el mercado y, además de generar absoluta unanimidad en la prensa especializada, se llevó nada menos que dos Grammys –mejor artista nuevo y mejor álbum de música alternativa– de un total de cuatro candidaturas. Aquella edición, la de 2012, fue en la que twiter hirvió con la pregunta de quién era ese tal “Bonny Bear” del que tanto hablaban en la retransmisión televisiva de la gala. Su ascenso y popularidad ya empezaba a ser imparable.

…al todo

Teniendo en cuenta que en realidad Bon Iver es, siempre ha sido, y siempre será básicamente Justin Vernon– con un montón de músicos añadidos– es probable que nadie se creyera del todo la especie de hiato que anunció la banda tras el lanzamiento y defensa de Bon Iver, Bon Iver. Vernon de hecho reapareció públicamente pasados dos años con Volcano Choir, otro proyecto musical que había puesto en marcha tras su primer álbum, relanzándolo de manera abismal por su mera presencia y mediante un disco que, de algún modo, puede entenderse como una continuación de su carrera “en solitario”. Con Repave, un álbum potente y delicioso, Volcano Choir y Justin Vernon se pasearon por los festivales más prestigiosos del mundo, colocando la figura del de Wisconsin en un lugar absolutamente privilegiado en cuanto al respeto del público y de la crítica.

Volcano Choir (71)Ret

Justin Vernon, con Volcano Choir, en el Primavera Sound 2014.

Llegados a este punto, en el que el dibujo de Vernon ya se parece al de una divinidad musical, se entiende mejor el revuelo que ha generado la edición de este año del festival que monta en su ciudad natal, Eau Claire, junto al Aaron Dessner de The National. En él, además de actuaciones de bandas como Beach House o Unkown Mortal Orchestra y de artistas amigos como James Blake y Jon Hopkins, había prometido presentar su nuevo disco, íntegra –en orden, adjuntamos al final los curiosos nombres de las canciones con su minutaje correspondiente– y exclusivamente, en una actuación que debe haber sido tan memorable como emocionante. Esto ocurrió la noche del 12 de agosto. Y como de bien nacido es no hacer spoilers de ningún tipo, os hemos dejado la sorpresa para el final. Los compañeros de SPIN, que estuvieron presentes en el concierto, lo grabaron enterito y lo han hecho público, entendemos que con el beneplácito del artista. Así pues, con todos ustedes: el concierto de Bon Iver donde ha presentado su inminente nuevo disco, 22, A Million, que verá la luz el próximo 30 de septiembre. Disfrútenlo.

cargando…

00:45    22 (OVER SooN)
03:45    10 d E A T h b R E a s T
06:43    715 – CREEKS
09:04    33 “GOD”
13:15    29 Strafford APTS
18:02    666 ʇ
24:55    21 MOON WATER
31:05    8 (circle)
37:35    -45-
43:43    00000 Million

Fotos de Pablo Luna Chao.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *