Crítica: Massive Attack – Ritual Spirit / The Spoils

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
massiveattack

Las seis nuevas canciones de Massive Attack parecen pedazos sueltos de un todo que ya no existe. Inconexas entre sí, nos remiten de forma irregular a otro tiempos mejores de la banda; pero en absoluto marcan de manera categórica la línea a seguir. Con su sexto álbum anunciado para finales de año, ¿merece la pena ilusionarse?

Nadie pone en duda la trayectoria y trascendencia de Massive Attack, ya no solo dentro del género que les vio nacer, el trip-hop –y todas las derivaciones resultantes–, sino en el global de la música británica e internacional. En sus 25 años de historia han inmortalizado decenas de canciones – ‘Unfinished Sympathy’, ‘Karmacoma’, ‘Angel’, ‘Teardrop’, ‘A Prayer For England’– que ahora forman parte de la idiosincrasia occidental; han marcado el camino de muchos, y siempre han demostrado que el estrellato es perfectamente compatible con la denuncia social. Pero de unos años a esta parte los de Bristol no parecen andar muy finos. Han pasado ya seis años y medio desde la publicación del irregular Heligoland, un trabajo que tardaron casi cinco años en confeccionar, y que llegó siete después de su última gran obra, aquel 100th Window ya tan lejano. Así que, haciendo cuentas, y salvando quizá ‘Paradise Circus’ y ‘Girl I Love You’, los dos temas por los que será recordado su último álbum, tenemos que remontarnos 13 años para reencontrarnos con los Massive Attack más inspirados. ¿Demasiado tiempo para que sigamos confiando en ellos?

cargando…

La pregunta es pertinente ante el programa de publicaciones que Massive Attack tienen previsto para 2016. En enero lanzaron por sorpresa Ritual Spirit, un Ep de cuatro temas –todos con destacadas colaboraciones– al que siguió, hace apenas una semana, otro de dos llamado The Spoils; y han prometido un disco con todas las de la lay para antes de que termine 2016. No es que se trate de un material malo o decepcionante, pero sí resulta algo preocupante la poca cohesión que tienen entre sí estos seis temas nuevos, como si formaran parte de seis universos demasiado distantes y casi irreconciliables. Parece, de algún modo, como si ya no fueran capaces de acotar temporal y conceptualmente su inspiración, lanzando al mercado pedazos sueltos de un todo que ya no existe, que además se presentan excesivamente determinados por el acento de sus colaboradores. Vamos a analizarlos brevemente para entender qué podemos esperar de ellos en el futuro inmediato.

Ritual Spirit

Cada una de estas cuatro piezas, por separado, podrían introducirse en cuatro álbumes distintos de Massive Attack y no desentonarían; eso es bueno. Pero más allá de la iluminación que tienen en común, oscura y arcana, no hay demasiado nexo de unión entre ellas; y eso es malo. ‘Dead Editors’, por ejemplo, responde al modelo sintético del Heligoland, con esa rítmica reforzada que –junto con la delegación vocal en Roots Manuva– reduce sensiblemente la movilidad melódica. Pero luego le sigue ‘Ritual Spirit’, un tema que podría pertenecer a Mezzanine o a 100th Window, sin duda su mejor época, extraordinariamente interpretado por Azekel: atmósferas sinuosas, enigmáticas y una clara prevalencia del cristal sobre el vano, o lo que es lo mismo, de la melodía sobre el ritmo. Nada que ver una con la otra, por tanto.

cargando…

Más difícil de colocar es ‘Voodoo In My Blood’, pero la tensión de cuerdas y el espíritu furtivo reinantes nos remiten indiscutiblemente a sus últimas publicaciones, en las que los de Bristol parecen necesitar tirantez para sostener sus composiciones. Por eso este tema –y los dos anteriores, aunque en diferentes medidas– contrasta tanto con la serenidad y placidez de ‘Take It There’, un corte con el que también Tricky se reencuentra con su yo del ‘Karmacoma’. Un tema, en definitiva, de cuando Massive Attack coqueteaba con el adictivo mundo del dub, y que nos lleva, por tanto, a los tiempos del Protection y del No Protection, su remix oficial a cargo de Mad Professor. O sea, a años luz de los Massive Attack de los años 2010-16.

The Spoils

Se ha catalogado como Ep, pero responde a las características de un single: dos temas que, sin embargo, no pertenecerán a su anunciado disco. Sea como sea, son dos canciones nuevas de Massive Attack que, como ocurre en Ritual Spirit, nada tienen que ver entre ellas. ‘The Spoils’, temazo interpretado por la Hope Sandoval de Mazzy Star, tiene ese aura trascendental y moralmente superior del 100th Window; esa dulzura y vulnerabilidad que tan bien representó Sinnéad O’Connor hace ya la friolera de trece años. Pero luego ‘Come Near Me’ nos saca del encantamiento y nos transporta a ese futuro lúgubre y ennegrecido al que Portishead se anticiparon con Third, en 2008. Un futurismo donde lo industrial aplasta lo humano, y que la buena aportación de Ghostpoet logra incluso subrayar.

https://www.youtube.com/watch?v=4N1Q4W3Qd7w

En definitiva, y a la espera de que antes de que acabe el año nos hagan tragar una a una estas palabras, poco podemos esperar ya de unos Massive Attack que han perdido la puntería. Sus nuevas canciones apenas sirven para alimentar escuetamente el típico ‘The Best Of’ que todos tenemos como playlist en nuestros reproductores; pero no marcan en absoluto una línea gruesa a seguir que pueda ilusionarnos un mínimo. Respeto, todo el del mundo; pero confianza en que algo de lo que publiquen en el futuro pueda igualar o superar sus mejores trabajos, más bien pocas.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *