Crónica: Glass Animals @ Sala Apolo (27/02/17)

Etiquetas:
FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
Glass-Animals-(290)RWEB

Dos años y medio después de su primera visita a nuestro país, Glass Animals mejoran con creces el tibio recuerdo que nos dejaron en aquella ocasión. La reformulación rítmica de su nuevo disco otorga a las canciones de Zaba una nueva dimensión y las de aquél completan un directo candente, mágico y convincente.

Con una ratio de guiris por metro cuadrado entre el público superior a la media, los británicos Glass Animals se presentaron el pasado lunes en la sala Apolo de Barcelona para defender su segundo álbum How to Be a Human Being. Esta sorprendente visita, a solo tres meses de su presencia en el Primavera Sound 2017, se debió a que ayer martes tenían programada actuación exclusiva en la ciudad condal en el marco del Mobile World Congress, solo para unos pocos elegidos, y la banda quiso aprovechar el viaje programando un segundo concierto, solo que esta vez abierto al pueblo llano.

En realidad, ya les vale: para lo cerca que nos tienen prácticamente somos el último rincón del planeta donde se ha podido escuchar la versión 2.0 de Glass Aniamals sobre las tablas. Antes han pasado por Estados Unidos, Canadá, varios países de Europa central y del este, Australia, Singapur y Nueva Zelanda; y, de no haber sido por el MWC, habrían recorrido toda América Latina antes de personarse en el Primavera Sound a finales de mayo. Eso sí, lo que tienen por delante es de auténtico órdago: solo seis meses de andadura por muchos de los mejores festivales del mundo.

Glass-Animals-(185)RWEB

El caso es que para Glass Animals claramente ha llegado el momento de la verdad, y parece que van a dar la talla. Tras el éxito de su primer álbum, una discutible y quizá prematura presentación a nivel mundial del mismo y un segundo disco publicado con suficiente calidad como para mantener a flote a la legión de seguidores que se granjearon con su buen debut, el cuarteto liderado por Dave Bayley parece haberse preparado mejor la lección ahora que en su anterior visita a nuestro país, allá por 2014. Si en aquella ocasión pecaron de cierta ligereza y dispersión sobre el escenario, desmereciendo un trabajo soberbio como es Zaba, esta gira que ahora empieza –en Reino Unido a mediados de marzo– sí parece que nos proporcionará el espectáculo de una banda consolidada que, quizá movidos por el hype, ya esperábamos en la defensa de su primer disco.

Redoblando la apuesta

El lunes en Barcelona dieron un concierto en clave festivalera: de poco más de una hora, pero sin tregua alguna. Con su frontman siempre agitado, bailoteando y luciendo su peso súper pluma, Glass Animals aprovecharon el replanteamiento rítmico que asoma en su nuevo disco para redoblar su apuesta escénica. Por una parte, inundando de color y de volumen el groove de piezas del Zaba como ‘Black Mambo’ y ‘Hazey’, en los primeros compases del concierto, y clavando los detalles y matices de ‘Toes’, ‘Goey’ y ‘Pools’, ya en los bises. Y por otra, dejando que el pulso de la noche lo marcaran temas como ‘Life Itself’, que abrió el concierto con la misma novedosa incitación bailonga de How to Be a Human Being, ‘Cane Shuga’, con ese infalible aroma a R&B que tanto nos ha sorprendido de su nueva entrega, o la euforia sostenida de ‘Youth’, canción muy aplaudida y coreada. Curiosamente, ahora que tienen nuevo álbum y un nuevo paradigma parece marcar el camino es cuando más valor le están sacando a Zaba.

Glass-Animals-(264)RWEB

Con un Bayley siempre suelto y chapoteando en su propia salsa, la banda que le secundaba sostuvo la fórmula de Glass Animals en todo momento y con un empaque muy considerable. Tanto es así, que apenas tuvieron que acelerar en los metros finales debido al impulso que llevaron durante toda la velada: la épica liviana de ‘Agnes’, por ejemplo, interpretada a modo de falso cierre, sonó como ese no sprint final del corredor que se sabe ganador; y tanto ‘Pools’ como la estilosa ‘Pork Soda’, protagonistas de los dos bises, terminaron de saciar a un público al que la hora escasa que duró el espectáculo no se le hizo en absoluto corta.

En general queda claro que Glass Animals han apostado por el ritmo frente al detallismo, pero que éste, a la postre, también se ha visto beneficiado por el paso adelante que la banda está decidida a dar. Siguen dando la sensación de ser un grupo que contenta fácilmente a su público porque es un público fácil, pero a diferencia de cuando les vimos en nuestro país hace unos años, ahora parecen ser más conscientes de que para triunfar de verdad hay que actuar pensando no solo en agradar a tu público sino también a los programadores y promotores del circuito mundial.

Glass-Animals-(295)RWEB

Fotos de Pablo Luna Chao.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *