Crónica – Sofar Sounds Barcelona (19 de noviembre)

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

publicoPocas veces ver un concierto de música fue algo tan auténtico. O al menos, tan cercano. El pasado jueves pudimos comprobar de primera mano que es cierto lo que dicen de que en Sofar Sounds Barcelona no existe barrera entre público y artista. Los conciertos de Bedroom, Núria Graham y The Saurs fueron como una reunión entre amigos, compañeros y conocidos. Como un encuentro familiar. Nada lejos de la realidad, teniendo en cuenta que la cita tuvo lugar en un espacio de coworking, diseñado para trabajar a gusto, aunque por lo visto también para montar un buen encuentro musical.

bedroomCon los nombres de los protagonistas ya desvelados a través de un original rompecabezas, nos dispusimos a seguir con el ritual de Sofar: sentarnos al suelo, aguardar quietos y en silencio para que Bedroom, el primer invitado de la noche, nos acomodaran en el ambiente. Así lo hicieron. Su actuación fue tan sigilosa como profunda, muy a pesar de que su trompeta no pudiera actuar con ellos. Eso no impidió que Bedroom se erigieran como la banda ensoñadora que son. A decir verdad, fue el directo ideal para abrir el telón de la noche, el que mejor nos situó en la atmósfera acústica de Sofar, pues cada canción era un mundo. Entre coros y melodías nostálgicas (todas de su nuevo álbum, “Llum i Carn”), el grupo de Albert Aromir se nos metió en el bolsillo.

nuria-grahamSi el comienzo fue bueno, lo que estaba por venir, ni os contamos. La radiante Núria Graham, quien este año nos ha fascinado con su “Bird Eyes”, nos quitó el hipo con las primeras estrofas de ‘Prelude’. En general, lo hizo con su actuación y su poso, pero sobre todo con su voz. No son halagos gratuitos, sencillamente su concierto fue una gozada. Por supuesto, nos brindó temas de su destacado álbum, como la homónima o ‘Dark Past’, con la que por cierto bromeó apuntando que la compuso cuando iba al instituto. Y es que aun con 19 años, Núria suena adulta. Su regreso a Sofar fue especial para ella y para nosotros, desde luego.

saursPero no todo iba a ser tan sosegado. Lo supimos desde el momento en que vimos el nombre The Saurs al final de la lista. El plato fuerte estaba por llegar. Punk, revolución, electricidad… era lo esperado. La puesta en escena del trío habló por sí sola. Un derroche. Quien vea las imágenes de la actuación podrá hacerse una buena idea de lo acontecido. Si “Magic Shape” enciende, en vivo más de lo mismo. Estuvieron demoledores de principio a fin, especialmente en temas como ‘Flashlights’ o The Court’, en los que no hubo pausa ni para secarse la frente. Nos entraron ganas de levantarnos, pero como buenos invitados nos comportamos y aguardamos sentados (y excitados) hasta el final.

Nos quedamos con ganas de más, claro, pero la cuestión es que el plan salió a pedir de boca. Al fin y al cabo, fue toda una experiencia presenciar conciertos en un formato tan exclusivo.

Fotos: Carlota Figueras

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *