El retorno de Lush

Etiquetas:
FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
lush

El retorno de Lush cierra el círculo de la restauración de todo un género, el sheogaze británico, veinte años después de su época de apogeo. ‘Blind Spot’, su primer trabajo desde 1996, verá la luz el próximo 22 de abril en forma de Ep de cuatro canciones.

Año 1996, Reino Unido. La ola del britpop domina hegemónicamente el mercado mientras la escena shoegaze/dreampop se desvanece entre las mismas sombras en las que nació. Un género musical de confluencia cuya edad de oro no llegó a durar ni una década (1988-1996), pero que ha marcado notablemente la música que se ha hecho desde entonces. Bandas como Ride, My Bloody Valentine, Pale Saints, Lush y, sobre todo, Slowdive, se postulan hoy en día como los puentes, colgantes sobre el mainstream, que enlazan la oscuridad de todo el universo post-punk de los ’80 con las nuevas propuestas de rock apoyadas en la electrónica ambiental del nuevo siglo. Guitarras agudas, pantallas líquidas de sonido introvertido, y una clara tendencia por la ensoñación y la evasión. Pero así como los denominados Pueblos del Mar arrasaron con toda civilización asomada al Mediterráneo hacia el año 1200aC, el torbellino de la dialéctica del enfrentamiento polar entre Oasis y Blur se llevó por delante las cenizas de un género que solo sobrevivió, y de aquella manera, en The Cranberries, la edulcorada y comercial punta del iceberg del shoegaze/dreampop británico. Hasta ahora, porque casi todos han vuelto a la vida.

Más allá del relativo fracaso comercial del género, es posible afirmar que su final no oficial estuvo asociado a la banda Lush, y más concretamente al suicidio de su batería, Chris Acland, en octubre de aquel año de Eurocopa. Dejaron atrás un historial de tres álbumes, el último de los cuales inmerso ya en la moda britpopera, pero sobre todo el amargo honor de haber simbolizado trágicamente el fin de una era. La banda, compuesta entonces por Miki Berenyi, Emma Anderson, y Phil King, no sobrevivió a la muerte de su cuarto integrante, disolviéndose al poco tiempo como casi todas las demás de su quinta, cada cual por su casuística particular. Ride, por ejemplo, habían echado el cierre en 1995 debido a la marcha de Andy Bell, quien poco después acabaría “fichando” por Oasis. Y Rachel Goswell y Neil Halstead habían secesionado Slowdive ese mismo año para dar vida a Mojave 3, su proyecto a dúo. Veinte años después de todo aquello, solo la desaparición de Lush parecía irreversible, ya que desde 2013 se han venido produciendo las celebradas reuniones de varias de las formaciones más representativas de aquella época. Es verdad que solo la de My Bloody Valentine ha conllevado una nueva publicación, m b v, hace ya tres años, pero unida a la posterior de Slowdive y Ride, y a la más reciente de Lush, con la promesa de un Ep ya encima de la mesa, pueden empezar a significar una auténtica restauración del género, aunque solo sea como un nostálgico guiño al pasado.

El caso es que los miembros vivos de Lush, tras anunciar el pasado mes de septiembre su primer concierto en 20 años para mayo en Londres, confirmaron también hace unos días su intención de poner en el mercado nuevo material, emplazándonos al 22 de abril para escuchar su Ep Blind Spot, que contendrá un total de cuatro canciones totalmente nuevas. Una de ellas, ‘Out of Control’, que abrirá la entrega, ya ha sido desvelada, y su sonido nos recuerda instantáneamente al que practicaba la banda antes de plegarse al britpop: puro shoegaze/dreampop, vaya. La formación que la ha compuesto es la misma que firmó su última publicación, allá por 1996, con la obvia excepción de Acland, cuyo lugar ha sido ocupado por Justin Welch, antiguo batería de Elastica. El Ep verá la luz a través de Edamame, un sello discográfico que la banda ha creado para la ocasión, y con él se cerrará definitivamente el círculo. Con todas las antiguas puntas de lanza del shoegaze/dreampop en activo (o medio-activo), podemos hablar con toda certeza, al menos, de una restauración parcial del género. No tienen pinta de que vayan a ser reuniones muy duraderas ni fecundas, pero al menos servirá para superar el ataque de nostalgia y de lástima que sentimos al recordar la manera en la que todo acabó aquel día hace 20 años. Te lo debían, Chris Acland.

cargando…
FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

One Comment

El regreso de Slowdive - Cuatro Pistas

[…] en febrero del año pasado quedó patente que el círculo de regresos de las grandes bandas de shoegaze-dreampop británicas por fin se había cer…, una vez que Lush siguió los pasos de My Bloody Valentine, Slowdive y Ride, ya señalábamos a los […]

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *