Foehn Records: 15 discos para su 15º aniversario

Etiquetas:
FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
foehn-records-15anys-1050x700

Felicitamos al sello barcelonés Foehn Records en su 15º aniversario. Para ello hemos seleccionado nuestros 15 discos favoritos de la factoría de Marc Campillo, quien también es flamante director de programación del BAM, Barcelona Acció Musical, el apartado musical de las fiestas de la Mercè en la ciudad condal.

El sello Foehn Records está de celebración. Este verano cumple 15 años, y en Cuatro Pistas no podemos hacer menos que felicitarles y honrar su excelente labor durante estos tres lustros. Hablamos de uno de los sellos independientes más prestigiosos y fértiles del país: un rastreador de talentos nacionales que domina las cuencas más alternativas del pop, del rock y de la electrónica sesuda. 88 referencias discográficas de más de 25 bandas desde 2001 son su legado; pero hemos escogido entre ellos los 15 álbumes que pensamos que son más representativos para rendir a la casa Foehn el homenaje que se merece.

# 001: BALAGO – Ern (2001)

Con lo mínimo –una sinte, dos guitarras y poco más–: así arrancó la carrera del trío de electrónica ambient encabezado por David Crespo; y así ha seguido siendo desde entonces. Foehn acogió a la formación barcelonesa debutando ambos de la mano, y el éxito –en circuitos muy indies– de su fórmula dilatada y de emoción desalentada conllevó la visibilidad del sello a las primeras de cambio. La buena recepción de sus siguientes producciones, las de Apiron y Úrsula, ese mismo año, corroboraron el inicio muy prometedor del sello.

# 036: OSO LEONE – Oso Leone (2011)

Tras una larga etapa fondeando en las profundidades del panorama musical alternativo, Foehn hizo emerger a una de las bandas más importantes de la presente década a nivel nacional. Los mallorquines deslumbraron a propios y extraños con un disco detallista, folky desde una perspectiva casi naturalista y mediterránea, y con un sonido propio, único, redondo y muy cuidado. Fue el principio de una etapa de mayor impacto y notoriedad para el sello (que acometió también cambios estructurales internos), que empezó una imparable carrera de publicaciones con la que prácticamente ha doblando su ritmo de lanzamientos.

# 055: I AM DIVE – Ghostwoods (2012)

Después de haberles producido dos de sus cinco Ep anteriores, Ghostwood se convirtió en el debut en largo de este autosuficiente dúo sevillano con el sello Foehn. Una inmersión en aguas templadas donde se dan la mano el IDM, el pop de cámara y un shoegaze muy tímido, configurando un sonido relajante, hermoso y delicado. La banda ya entonces había girado por territorio nacional, en festivales importantes como el FIB o el Monkey Week, y también en Francia y Reino Unido, significando su incorporación al sello casi más un fichaje que un descubrimiento en sí mismo; pero una gran apuesta, al fin y al cabo.

# 060: OSO LEONE – Mokragora (2013)

Probablemente el mejor disco de todo el catálogo. Con él Oso Leone se confirmaron como la banda adelantada del panorama nacional indie –el de verdad–, y Foehn Records como el prestigioso sello de joyas y diamantes en bruto que es considerado hoy en día. Sin perder un ápice de minimalismo y sutileza, los mallorquines elaboran aquí un punto más su discurso, rellenándolo y envolviéndolo con un halo de magia y suntuosidad que no pasó inadvertido. De hecho, algunos meses después de su publicación, cuando ya habían encabezado la mayoría de listas de mejores discos nacionales de 2013, ficharon por El Segell del Primavera Sound, quienes desde entonces se encargan del management y el booking de la banda, dilatando aun más sus posibilidades de proyección.

# 061: BALAGO – Darder (2013)

Este fue, sin duda alguna, otro de los grandes discos patrios de aquel año; otro pelotazo marca de la casa Foehn. El particular lenguaje electrónico de David Crespo alcanzó aquí su momento más lúcido e impactante. Darder se presenta como una exploración sin vida a los confines del universo desconocido, donde el miedo y las emociones son ya poco más que un recuerdo lejano. Sesenta referencias después –tres de ellas de los propios balago–, la primera banda presentada por el sello lograba tocar techo, obviamente dentro de las estrechas y marginales fronteras de su género, pero significando de algún modo el cierre de un círculo con nota para ambos.

# 069: CHERRY – Frío y calor (2014)

El murciano Nino García es otro ejemplo de músico autosuficiente. Antes de estrenarse con Foehn ya había editado tres álbumes vía internet con lo que había ido dando forma a su particular visión de la canción. En Frío y calor perfecciona lo que él llama “peladillas songs”, piezas breves diseñadas para que el oyente se quede siempre con ganas de más, saltando de un género a otro con agilidad y completa independencia, y tocando todo lo que suena con soltura y seguridad. La libertad creativa es el motor de Cherry, y qué mejor que la casa Foehn para darle rienda suelta.

# 071: KAREN KOLTRANE – Plantas de interior (2014)

El proyecto de Ángel Valiente escarba en la épica lo-fi, en las victorias que ocurren a pequeña escala en tu salón. Un proyecto en cuyo desarrollo escénico concurren varios músicos experimentados e interconectados, pero que se gestó en la intimidad de una habitación enmoquetada. De no ser por la lejanía de Valiente –ha vivido en Noriega los últimos años– con respecto a su público potencial, su calado y proyección habrían sido bastante mayores, pero a día de hoy representa todavía una de las promesas más candentes del sello. Parte del futuro del pop alternativo nacional pasa por Karen Koltrane.

# 072: I AM DIVE – Wolves (2014)

La apuesta se cumplió. Los sevillanos dieron con su segundo disco un fuerte puñetazo encima de la mesa intensificando con éxito su sonido. La propuesta de Esteban Ruíz y José A. Pérez mantenía sus miras puestas en la búsqueda de lo inconcreto, navegando por tierras sincréticas y de bajas presiones, pero sacando músculo en temas más melódicos y directos como ‘Wolves’, ‘Transfixed’ o ‘Backwards’. Obviamente siguen perteneciendo a un segmento de mercado más bien residual, incluso podría decirse que elitista por su honda capacidad emocional y cinemática; pero I Am Dive son el ejemplo perfecto del éxito de una banda libre, autónoma, y bien acompañada por un sello que sabe sacar de ella lo mejor.

# 078: BOREALS – S/T (2015)

Fichados del sello Irregular para firmar con Foehn su segundo disco, los hermanos Paradís (+ Miquel Serra) pasaron de ser relucientes promesas a una realidad hecha y derecha al superar con nota su aparición en tan prestigioso escaparate. Electrónica orgánica, inspiración (muy lejana) post-rockera, ambient liso y colorista, y una madurez emocional bien plasmada en una sucesión libre de nueve temas. Con su fichaje, además, se ha corroborado la existencia y buen funcionamiento de un sello a nivel nacional e independiente capaz de acoger y relanzar propuestas de música electrónica más allá de los circuitos discográficos y de booking meramente electrónicos. Gran noticia para los artistas que huyen de los guetos.

# 079: SEWARD – Second Two: Chapter Home (2015)

Para ser un grupo sin página web ni redes sociales, les ha ido bastante bien solo con el boca-oreja. Y es normal: la experiencia de un directo de la formación barcelonesa es como asistir a un juego de composición-descomposición musical; algo espectacular. Pero luego está también su obra registrada, tan esquiva como genial, que se subdivide en tres actos o entregas. La tercera de ellas, este Second Two: Chapter Home, fue la primera y hasta ahora única referencia de Seward en Foehn; pero esperamos con todas nuestras fuerzas que no sea la última. Es suyo es, probablemente, el sonido más inclasificable y ecléctico del panorama catalán, hecho a base de “canciones libres”, como ellos mismos las llaman. Aquí sobras las palabras.

# 081: HARRISON FORD FIESTA – Harrison Ford Fiesta (2015)

Los de Tarragona son el enésimo diamante en bruto descubierto por la casa Foehn. En su fórmula caben sin apretujarse lo más mínimo desde la chanson francesa al pop-rock de cámara, pasando por un concepto del folk que les coloca en sintonía con el folky mediterráneo de Oso Leone, aunque desde la otra orilla del asunto. Su primer trabajo homónimo ha llamado la atención por su originalidad y por un poso de madurez tan precoz como evidente, pero aun tienen andadura que recorrer en la conquista del circuito underground antes de lanzarse a escenarios con más proyección. Puede ser el principio de algo grande.

# 083: NOTHING PLACES – Tidal Love (2015)

Por el currículum de sus componentes, Nothing Places ya había caído de pie en el panorama nacional antes de grabar su primer disco en el Red Bull Studio de Madrid en 2012, pero su verdadera credencial de presentación llegó al amparo de Foehn a finales del año pasado. Un grupo que podría ser la respuesta nacional a Grizzly Bear, con recovecos instrumentales deliciosos, diferentes ritmos de cocción, pero siempre a fuego lento, y una dulzura de formas que nos transportan a ricos y habitados territorios oníricos. Falta mucho para que el público nacional llene estadios para ver a bandas como esta, pero su mera existencia y el pleno desarrollo que estas propuestas pueden alcanzar en sellos como Foehn ya son, cuanto menos, un buen comienzo.

# 086: SORRY KATE – Haven Hood (2016)

El cuarteto madrileño puede convertirse en una de las revelaciones de 2016. Su sonido es tan magnético como difícil de clasificar, algo que empieza a ser característico en los artistas de Foehn Records. Las referencias a Animal Collective –sobre todo en sus inicios–, Grizzly Bear y The Notwist no se hicieron esperar, y a la luz de su álbum de debut todas las semejanzas se quedan cortas. Sorry Kate podrían ser, más que cualquiera de ellas, todas ellas a la vez, en perfecto e inestable equilibrio. Su universo sonoro es infinito y rico en cromatismos, ritmos y texturas: un maravilloso pangea musical en el que subyacen tantos géneros como uno pueda imaginar. Otra apuesta más que segura.

# 087: BAYWAVES – Only for Uz [Ep] (2016)

Con estos chicos ha sido imposible anticiparse, ya que se autoeditan singles y demos desde hace al menos un par de años. En esas condiciones el cuarteto se llevó a casa –Madrid y Cantabria, de donde son mitad y mitad– el premio del concurso Converse Make Noise en 2015, y fue finalista en otros tantos como el Proyecto Demo o el que organizó el FIB ese mismo año, donde por cierto actuarán esta misma semana. Con Foehn Records debutaron oficialmente esta primavera publicando un Ep de cuatro temas que rápidamente les ha instalado en el centro de un panorama pop psicodélico, veraniego y onírico, muy al estilo de Tame Impala, Ariel Pink o Unknown Mortal Orchestra. No les pierdan de vista.

# 088: BEGUN – Amma (2016)

La hasta ahora última referencia del sello es la confirmación del productor catalán Gunsal H. Moreno (a.k.a. beGun) como una de las referencias de futuro de la electrónica nacional. Con un carácter marcadamente alejado de las pistas de baile, pero con un ojo puesto en el techno de los ’90, beGun ha debutado este año en Foehn con Amma, su primera entrega discográfica, pero con una carrera a sus espaldas en la que ya constan varios singles y Eps, y numerosas actuaciones a lo largo y ancho de todo el planeta. Este fin de semana, de hecho, también actuarán en el FIB. Buen gusto, armonía y distinción de sonido: una definición del disco que también podría resumir el criterio del sello.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *