#FridayFib | Estelar broche de oro en la jornada del domingo

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
fib-2016-1

Noche de estrellas para cerrar la 21ª edición del FIB. Kendrick Lamar, Dj Shadow, Massive Attack, The Maccabees, Catfish and the Bottlemen y Mac DeMarco son nuestras recomendaciones (con tintes de coacción) para poner el broche de oro a un fin de semana rebosante de buena música.

Después de tres días de festival a tope, al cuarto es casi imposible resucitar. Pero tratándose del FIB y de su excelente oferta para la jornada del domingo, la cuarta y última, conviene reservar desde el principio algo de energía para no quedarse en el camino. Porque el domingo tenemos a algunos de los artistas más apreciados del cartel: un programa variado y estelar que servirá de cierre para la edición 21 del Festival Internacional de Benicàssim.

Kendrick Lamar

El rapero de Compton es actualmente una de las figuras más relevantes del panorama musical norteamericano y, por extensión, planetario. Su visita al FIB es la excusa para presentar, no uno, sino dos álbumes sobresalientes. El primero, To Pimp A Butterfly, publicado en marzo del año pasado, fue para muchos medios especializados el mejor disco de 2015; pero no contento con eso, Lamar sorprendió a propios y extraños hace poco más de un mes –menos de un año después del anterior– soltando, sin previo aviso, un nuevo trabajo. Un nuevo triunfo. Publicado sin título y sin masterizar, el cuarto álbum de Kendrick Lamar volverá a estar en lo más alto de las listas de lo mejor del año, y el rapero seguirá ostentando el trono de la popularidad esgrimiendo una calidad y una clarividencia lírica que no tiene precedentes. No verle repartir sabiduría desde el escenario más grande del FIB significa suspenso en festivales. Avisados quedáis.

cargando…

The Maccabees

El directo de estos señores fluctúa entre las atmósferas sutiles y mágicas de Marks To Prove It, su último y más completo álbum, y una frontalidad rockera que bebe aún de la energía del post-punk revival de los primeros años ’00. Hace poco se pasaron por la sala Apolo de Barcelona demostrando que están en el mejor momento de su trayectoria, y que muchos de los detalles de su trabajo más reciente serán mucho más apreciables desde la masividad mesiánica de un escenario de festival. La formación británica consta, además, como la fórmula seguramente más normativa del rock convencional de todo el festival, con un claro superávit guitarrero con respecto a la media; así que si para el domingo queréis algo de ortodoxia poprockera para terminar de digerir tanta electrónica y tanto beat, The Maccabees son sin duda la mejor opción.

https://www.youtube.com/watch?v=dIeQ0UPAkLs

Catfish and the Bottlemen

Este cuarteto de jóvenes galeses recoge el testigo de The Kooks en muchos aspectos. Representan al poprock juvenil más fresco, efusivo e impetuoso: una fórmula certera que ha llamado la atención, a partes iguales, de la MTV, del sello Island Records y del jurado de los Brit Awards, que concedió a la banda el título de artista revelación de 2015 en la gala de este año. Curiosamente, lo que hicieron el año pasado fue refrendar en directo el verdor de su álbum de debut, The Balcony, publicado en Inglaterra en septiembre de 2014 y en Estados Unidos a primeros de 2015 sembrando un éxito inmediato. Ahora estamos en la antesala de su segunda publicación: un The Ride que llegará el 27 de mayo de la mano de Capitol Records, confirmando que la apuesta por Catfish and the Bottlemen sigue siendo más que segura. Tras dos años cosechando ‘soldouts’ por el mundo anglosajón, su concierto en el FIB debería ser antológico.

cargando…

Mac DeMarco

Vernor Winfield McBriare Smith IV es Mac DeMarco: nuestro macarra preferido. El Bart Simpson de la música independiente. Con tan solo 25 años el canadiense se ha ganado una posición de absoluto respeto dentro del panorama indierock, destacándose como el chico de oro del sello Captured Tracks. En los últimos dos años ha publicado un gran disco y un mini-Lp, evidenciando que se ha dejado el grifo de la inspiración abierto; y sus directos, aparte de inspiradores y refrescantes, resultan enormemente divertidos. DeMarco y sus acompañantes no tienen filtro y se comportan con absoluta desvergüenza y naturalidad sobre el escenario. Será porque el chico hace lo que quiere, compone y toca con la punta del ****, y todo le sale fluido y con el encanto del modo casual destartalado. Música surfera, para cuando se tiene demasiada pereza para hacer surf.

cargando…

Dj Shadow

Aquí estamos ante un nº1: el amo y señor del sample, pionero del corte y confección del beat. Su álbum Entroducing……, publicado en 1996,  abrió de algún modo una nueva etapa en la música electrónica, una ventana creativa que dio un significado nuevo a la definición de música industrial. Veinte años después el norteamericano sigue siendo una referencia en lo suyo, y aunque ninguno de sus siguientes trabajos haya alcanzado la repercusión ni la efervescencia innovadora de su ópera prima, ha seguido conectando con todas y cada una de las nuevas formas de hacer música. Prueba de ello es que para su próxima publicación, The Mountain Will Fall –llegará las tiendas el 24 de junio–, ha contado con la colaboración de artistas, digamos, jóvenes y emergentes como Nils Frahm o el dúo de hip-hop Run The Jewels. El temazo que firman los raperos con el productor californiano, esa joya llamada ‘Nobody Speak’ que ha servido de adelanto del nuevo disco, demuestra que Dj Shadow sigue siendo muy grande.

cargando…

Massive Attack

Si una definición del trip-hop no incluye en la primera línea el nombre de esta banda, entonces no es una buena definición. Junto a Portishead, ambos con sede en Bristol, Massive Attack representan el duopolio de un género fantasmagórico, profundo y que solo se explica por sí mismo. Un breve fenómeno que, a principios de los ’90, logró absorber elementos de la electrónica, hip-hop, downtempo, acid-jazz, soul, dub y breakbeat, para cambiar por completo antes de ser capturado. Es verdad que Massive Attack han dilatado notablemente el ritmo de sus publicaciones desde los ‘90, y que ya nunca llegarán al impacto del Blue Lines, del Mezzanine o del 100th Window, su última gran obra; pero es indiscutible que en su apuesta por el directo han ido puliendo una puesta en escena sobrecogedora que pone en valor todas su trayectoria en menos de dos horas. Hace unos meses publicaron un Ep relativamente prescindible y preparan un álbum para antes de que acabe el año, pero verles en el FIB es una cuestión que va mucho más allá. Son leyenda.

cargando…
FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *