Crítica: Jeanne Added – Be Sensational

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Be-sansationalDijo una vez Kiril Lazarov, veterano jugador de balonmano del Barcelona, que no hay jugadores jóvenes o viejos, sino buenos o malos. Tenía toda la razón. El talento se puede explotar pero no inventar, y da igual la edad que tengas, que si tienes un don no lo vas a perder. Esa teoría es tan aplicable en el deporte como en la música, por lo que explica que artistas como Jeanne Added, con 35 años de edad y un bagaje musical vertiginoso, hayan explotado tan tarde. No ha sido por falta de oportunidades. Como decía, esta francesa oriunda de Reims ha estado centrada en la música desde primero de primaria, época en la que empezó a beber del jazz y a tocar el violonchelo. Es lógico, entonces, partir de la idea de que su primer proyecto en solitario nos proponga algo interesante y abierto de miras, un disco que pueda opositar a la genialidad.

Added canta en inglés en “Be Sensational” (2015), un álbum que puede descolocar tanto por sus anteriores referencias como por su estilo. Porque de alguna manera, su debut elude el modelo de conservatorio y aspira a evadirse en la nocturnidad del exterior. Todo ese oxígeno que busca, lo canaliza en un disco que poco tiene de clásico, que flirtea con la electrónica y que se erige desde las bases del pop y del rock. En una entrevista, la francesa contaba que estaba harta de tocar sentada y con gente 20 años mayor que ella, sentimiento que de alguna manera explica por qué ha compuesto un trabajo tan sobrio y radical. No es más que una mera transición vital. Por eso este álbum se advierte tan serio desde un principio, porque a parte de lucir una producción impecable (Dan Levy ha estado detrás de ella), se mueve en unos ambientes muy propios y difíciles de clasificar.

cargando…

Sin embargo, “Be Sensational” es más accesible de lo que a priori parece. Durante su recorrido podrá recordar a una versión afrancesada de Annie Clark, bastante más hipnótica y taciturna, sobre todo en esas canciones en que Added se muestra más desinhibida. Por ejemplo, ‘Back to Summer‘ o el anticipo de ‘It‘, son dos hits diseñados para la pista de baile. En cualquier caso, no hemos hablado de lo que realmente engrandece cada canción: el contraste que logra Added con su voz pulcra, casi perfecta, y esos entornos colmados de incertidumbre. Atrae. La homónima del disco es el retrato vivo de ello, un tema que eclosiona desde la turbiedad de los primeros sintetizadores y que refleja la grandeza de la artista. Ahí es nada. Luego, Added sigue estallando y mostrando su faceta más electrónica y ambiental (‘Ready‘), pero lo cierto es que ya poco le queda por decir.

Que en un año haya cosechado tan buenas críticas habla muy a su favor. No por la obvia razón de que su música vende, que también, sino porque reafirma la simple teoría de que la edad no influye en el talento. Jeanne Added es buena.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *