El año en Cuatro Pistas – Los mejores discos de 2015 (I)

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
Jamie XX

De Alabama Shakes a Low, aquí os dejamos la primera parte de nuestra lista con los mejores discos del 2015. El próximo miércoles, la segunda.

Parafraseando al todavía presidente del Gobierno, una canción es una canción y un disco es un disco. Si la semana pasada os desvelamos las mejores canciones de 2015 según nuestro humilde criterio, ahora ha llegado el momento de los mejores discos.

En los próximos 2 posts de nuestro resumen ‘El año en Cuatro Pistas’ os vamos a contar (no confundir con cantar, por favor) qué 20 discos han llamado más la atención a nuestra redacción en los últimos 12 meses. Una selección muy variada que creemos que representa de forma precisa un año en el que se han entregado lp’s de muchísima calidad.

Aquí van, en estricto orden alfabético, los primeros 10.

 

Alabama Shakes – Sound & Color

Alabama Shakes Sound and Color

La clase y la originalidad les premiaron en sus primeras andanzas. Ahora la épica y la elegancia hacen de ellos una banda con un estilo intransferible. Rock n’ roll, blues, soul sureño; Brittany Howard lo abarca todo con una clase tan evidente como su voz y su poso.

 

Beach House – Depression Cherry

Beach House Depression Cherry

Sonaron campanas de cambio estilístico cuando se anunció su lanzamiento, pero nada más lejos de la realidad. Depression Cherry fue una evolución natural de la fórmula aplicada en los extraordinarios Teen Dream y Bloom: emotividad, brumas y secuencias melódicas que no puedes sacarte de la cabeza (para bien).

 

Bring Me the Horizon – That’s the Spirit

Bring Me the Horizon Thats the Spirit

Tan ambicioso como alucinante. Estos cinco británicos se han propuesto conquistar el planeta con su sexto álbum de estudio, en el que han suavizado un poco el post-hardcore al que nos tenían acostumbrados, con la intención de llegar a todos los públicos. Lo mejor es que les ha salido redondo y es imposible dejar de escucharlo.

 

Dinosaur Pile Up – Eleven Eleven

Dinosaur Pile Up Eleven Eleven

Pura adrenalina. En su tercer álbum de estudio, el trío liderado por Matt Bigland suena más fuerte, más seguro y más potente que nunca. Su post-grunge no trata de imitar a las bandas de los noventa de las que se nota que han mamado, sino que refresca los sonidos para ofrecer un aire nuevo al género.

 

Father John Misty – I Love You, Honeybear

Father John Misty I Love You Honeybear

La creación del alter ego llamado Father John Misty le ha sentado de maravilla a Joshua Tillman. De siempre hemos sabido que el ex batería de los Fleet Foxes tiene talento para componer luminosas canciones de desamor y el carisma necesario para interpretarlas. Pero con I Love You, Honeybear hemos descubierto a un Joshua más adulto y capaz de entregar hits a mansalva (Chateau Lobby #4, The night Josh Tillman came to our apt. y tantas otras). Crooner del año sin ninguna duda.

 

Godspeed You! Black Emperor – Asunder, Sweet and Other Distress

Godspeed You Black Emperor Asunder Sweet and Other Distress

Los de Montreal han firmado su álbum más corto pero no por ello menos desgarrador y majestuoso (el primer corte suena a metal). De nuevo, una gran dosis de post-rock catártico que nos deja con ganas de más.

 

Jamie XX – In Colour

Jamie XX In Colour

Detrás de cada loop, melodía y voz de In Colour hay escondida una pincelada. Si las analizamos por separado, solo veremos dispersión estilística (en el debut de Jamie hay EDM de lo más comercial, dubstep, hip hop, ritmos caribeños, techno ambiental, influencias de The XX y mil cosas más). Si nos alejamos un poco, se revela ante nuestros ojos una obra maestra musical de 42 minutos, a ratos tenebrosa, a ratos vitalista pero con una producción mgistral y mucho gusto por el detalle. No es solo música de baile, es la música del Siglo XXI.

 

Julia Holter – Have you in my Wilderness

Julia Holter Have you in my Wilderness

Un álbum preciosista e intrigante, aunque ambos términos puedan sonar contradictorios. En ocasiones Holter se esconde detrás de una bruma ensoñadora y jazzie para hablarnos de chicos buenos, como en la extraordinaria ‘Vasquez’. En otros cortes, se deja querer con su pop orquestral y experimental. Su capacidad para jugar con todos estos y otros contrastes hacen que este disco desprenda magia, mucha magia.

 

La M.O.D.A. – La Primavera del Invierno

La M.O.D.A. La Primavera del Invierno

Superada la pubertad musical, los rockeros sureños de Burgos han crecido en bolos y en maestría. Rebeldes, inconformistas y con ganas de pasarlo bien, nos han regalado un discazo para disfrutar. Con una guitarra, un contrabajo, un acordeón y una voz rasgada inconfundible son capaces de transportarte al mismísimo Tennessee en menos de tres acordes.

 

Low – Ones and Sixes

Low Ones and Sixes

La banda de Duluth recupera la efectividad perdida en anteriores discos y vuelve a regalarnos un gran disco de slowcore con matices más sintéticos que de costumbre y con una luminosidad que asoma la cabeza por encima de su habitual intensidad dramática. ¿Se les habrá contagiado algo al grabar en el estudio de Justin Vernon (Bon Iver)?

 

Aquí podéis leer la 2ª parte de Los mejores discos de 2015 según Cuatro Pistas.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *