Prepárate para desmadrar con Gogol Bordello

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
Gogol-Bordello

Conducirse sin respeto ni medida, hasta el punto de perder la mesura y la dignidad. Así define la RAE el verbo desmadrar y os aseguro que no puedo ser más fan de esta descripción. Porque si hay algo que todos necesitamos de vez en cuando para liberar tensiones es dejarnos llevar, soltarnos la melena y no pensar en nada. Y como para todo hay una banda sonora en esta vida, ni que decir tiene que, junto a la definición de desmadre, siempre va a aparecer al lado la foto de Gogol Bordello.

Divertidos, irreverentes, descarados y, definitivamente, libres, estos neoyorquinos son el claro exponente de que la música es alegría y sólo transmite buenas vibraciones. Creadores del gypsy punk, mezclan los sonidos romaníes con violines encolerizados, saxofones rabiosos, acordeones a punto de desmembrarse y mucho cabaret. El resultado puedes verlo el próximo mes de julio en Madrid, Cartagena y Huesca: juerga absoluta, muy buen rollo y un público incapaz de estar más de 20 segundos con los dos pies plantados en el suelo.

Aunque sólo tienen tres fechas en España este año, Gogol Bordello nunca nos dejan fuera de sus giras europeas. La primera oportunidad la tienes el 14 de julio en Madrid, con un show en sala (La Riviera) para darle vida a un jueves que ya se augura caluroso. Pero también puedes disfrutar de la banda al aire libre, en el Festival La Mar de Músicas (Cartagena, 15 de julio) y en el Festival Pirineos Sur (Huesca, 16 de julio).

Aunque ahora mismo están girando por Europa con Frank Turner y viviendo dos semanas de auténtica locura, a España llegan con un show muy parecido al que han estado ofreciendo en Estados Unidos y Canadá este invierno, el del décimo aniversario del lanzamiento de su tercer álbum de estudio, Gypsy Punks: Underdog World Strike (SideOneDummy Records, 2005). Como ellos mismos dicen, una auténtica fiesta sin control en la que puede pasar cualquier cosa.

Con un toque de humor, mucha cara dura y nada de vergüenza, la banda siempre aprovecha cualquier ocasión para recordarle al mundo que, igual que ellos fueron una vez inmigrantes de Europa del Este, hay otros muchos a lo largo del planeta que las pasan muy putas para sobrevivir en una sociedad marcada por las normas y la rigidez. Pero siempre, con guirnaldas, farolillos y mucho baile, como en este Inmigraniada:

cargando…

Por último, una recomendación: si alguno de los que estáis leyendo este post tiene hijos, sobrinos o ahijados a los que quiera hacer pasar un buen rato de música en directo con el mejor de rollos posibles, yo no me lo pensaría dos veces. Olvidaros de las canciones signadas lobotomizadoras y llevadles a que bailen sin parar, que se rían y que vean que los adultos también saben actuar como a ellos les gusta.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *