El renacimiento del lo-fi y la playlist para que lo descubras

Etiquetas:
FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

maxresdefault

Autor: Javier Toca (Neonized)

El lo-fi vuelve a hacer estragos entre los productores de todo el mundo y pasa de ser un capricho en desuso a un género a tener mucho más que en cuenta. Influenciado por los foros de Reddit y el Vaporwave, alusión irónica a la cultura consumista de los 90, este movimiento es clave para entender hacia dónde va la electrónica actual. La venta de vinilos sigue disparada, y las grandes casas como Korg o Roland vuelven a sacar al mercado reediciones de sus más míticos sintetizadores.

Es el rechazo de la tecnología a través de la tecnología misma. Rememorar los días que no vivimos, a través de música que no escuchamos pero que sabíamos que estaba ahí porque quedó registrada en el cuaderno de la memoria colectiva. Y, sobre todo, hacerlo de una forma cálida, para que la nostalgia vibre dentro de géneros tan (aparentemente) superficiales como son, por ejemplo, el house, el techno o el hip-hop.

La electrónica es el género que más variaciones ha presentado desde su nacimiento. Dentro de sus revoluciones internas, aparece más o menos a comienzos del 2000 la imagen del productor casero, que con un ordenador de potencia media y un par de monitores descubrió que podía lanzar adelante un trabajo musical digno. Se mejoraron a partir de ahí técnicas de producción, masterización y mezcla, se perfeccionó el brillo en cada sonido, la posición en el espacio estéreo, el uso de compresores y el abuso de sintetizadores digitales con sonidos fríos pero perfectamente medidos. Con el EDM, el género se abre a las masas, por lo tanto la esencia de escena minoritaria se diluye, se vuelve un producto más en el cauce del mainstream.

En su esencia, el lo-fi es el uso de técnicas de producción donde se busca un sonido sucio, imperfecto. Todo vale, desde el empleo de juguetes viejos, cajas de ritmo analógicas hasta grabaciones en cintas de cassette. Básicamente, cualquiera que hubiese grabado una maqueta de garaje en un multipistas de mercadillo ya estaba haciendo, sin darse cuenta, una contribución al mundo del lo-fi. La clave de este movimiento está en dar la impresión que la técnica se encuentra en un segundo plano del proceso creativo, centrando así toda la atención en la transmisión de emociones.

El empleo del lo-fi en la actualidad tiene un fin, y no es otro que la nostalgia. Remover en nosotros el recuerdo, incluso el de épocas que nunca hemos vivido. Épocas de ruido de fondo, sintetizadores jazzy, samples de baja calidad, el crujido del vinilo, las cintas VHS y mucha saturación. Y esto genera momentos donde la calidez prima por encima de la calidad.

Así que volvemos a posar la mirada sobre el panorama actual, sobre esa música electrónica tan brillante, tan detallista y a la vez vacía, y entenderemos el contexto donde se sitúa el lo-fi. Ya no como una moda, sino como un lugar de refugio emocional, una contra-cultura como respuesta a tantos años bailando los mismos patrones fríos, limpios y controlados. Comienzan entonces a surgir a comienzo de década artistas como Gold Panda, Bibio o Crystal Castles, cada uno con su estilo propio, pero todos transmitiendo esa sensación de chicle sucio y a la vez lleno de contenido.

A continuación os proponemos una lista de temas que, sin ser todos puramente lo-fi, pueden ayudarnos a entender lo que significa. Para explorar más allá de esta lista, recomendamos canales de Youtube como Slav, Steezyasfuck o Bracknell TV, no solo por la calidad de sus publicaciones, sino por la constancia con la que se actualizan.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *