The Jayhawks giran con un disco insuperable

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail
jayhawks

¿Qué son tres décadas de trabajo si el resultado es una obra de arte de valor incalculable? Treinta años tardó Howard Carter en encontrar la tumba de Tutankhamon y a la Universidad de Oxford no le pareció tanto tiempo. Y treinta años han empleado The Jayhawks en pulir un country ya de por sí único para crear una pieza de coleccionista que, con toda probabilidad, será recordada durante décadas.

Paging Mr. Proust (Thirty Tigers, 2016) es un discazo en toda regla, uno de los imprescindibles de este año. Y los artífices de tal creación, The Jayhawks, nos lo van a mostrar en todo su esplendor concediéndonos cuatro fechas para degustarlo en directo: Barcelona (22 de septiembre, Apolo), Madrid (23 de septiembre, Joy Eslava), Bilbao (24 de septiembre, Kafe Antzokia) y Santiago de Compostela (25 de septiembre, Capitol).

Gary Louris, Marc Perlman y sus chicos ya se habían hecho un nombre en la escena musical de Minneapolis desde mediados de los años ochenta. Encontraron la fórmula perfecta para trazar una línea del tiempo y, hasta 2003, fueron añadiendo en ella un disco nuevo cada tres años. En cada uno nos mostraban la grandeza de la música popular americana con pequeños detalles. En algunos había reminiscencias pop de los 70, en otros eran bases con ritmos inéditos, pero siempre con un común denominador, las emotivas letras de Louris.

Entonces, después de un parón de ocho años, volvieron a trazar su línea del tiempo y a seguir añadiendo trabajos cada vez más elaborados. Hasta hoy. Bueno, hasta hace dos días, que es cuando salió a la venta. Por eso hoy podemos tener entre nuestras manos Paging Mr. Proust, 12 canciones que explosionan en el reproductor igual que los glaciares de Minnesota.

Arranca este disco con Quiet Corners & Empty Spaces, una canción de las que perduran en el tiempo sin perder ni un ápice de esplendor. Un tema que sabe a una versión 2.0 de CSNY mezclada con Wilco, pero con la simplicidad romántica de The Jayhawks. Insuperable también la guitarra de Louris en Ace, la purpurina pop en Lovers of the Sun y Pretty Roses in Your Hair; y la oscuridad en Lies in Black & White.

Un disco redondo, insuperable, como hacía tiempo que yo no tenía entre manos. Te dejo un enlace para que le des una primera escucha, o una segunda y una tercera. Imposible empezar mejor la semana.

FacebookTwitterGoogle+PrintEmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *